Hasta aqui la historia.

templarios-y-grial

 

Algunos autores han afirmado que los Templarios iban y venían con un cargamento completo de oro y plata procedentes de América Estas hipótesis tiene su base en que los Templarios manejaban una cantidad abrumadora de oro y plata que no existía para esa época en Europa. Incluso luego de su disolución de la Orden el 13 de Octubre de 1307 los gobernantes de Europa se dieron cuenta que las pocas minas de oro que había eran insuficientes. Cabe destacar entre otras cosas que la flota templaria anclada en La Rochelle, se desvaneció como si nunca hubiera existido. Hay constancia histórica de la existencia de esa flota, pero lo cierto es que Felipe el Hermoso, no encontró el tesoro de los Templarios. Una de las teorías que señalan hacia donde pudo zarpar la flota templaria es en América. Aunque algunos lo tomaron como descabellados si los vikingos lograron hacerlo hacia el año 1000 por qué no los templarios 300 años después?.Tras la disolución de la Orden del Temple, los templarios españoles ingresaron en masa en la Orden de Calatrava, y parece seguro que fue en el convento de dicha orden donde Cristóbal Colón, que se alojó allí, halló los elementos que le dieron la certeza en cuanto a la existencia de las Indias Occidentales. En Portugal fue creada especialmente para los templarios supervivientes la Orden de Cristo, que usaba la cruz templaria, la cruz de gules pateada. Cuando los portugueses de Enrique el Navegante se lanzaron al descubrimiento de los océanos pareciendo saber exactamente a donde iban, sus velas debían llevar obligatoriamente la cruz roja de la Orden del Temple. Los marinos portugueses tenían prohibido navegar más allá de Cabo Mogador sino portaban dicho pabellón.

Cruz, que por otra parte, también se hallaba en las tres embarcaciones colombinas. Precisamente en el país vecino estuvo el almirante genovés, no sólo para encontrar financiación para su empresa, sino con el fin de estudiar las cartas marítimas que guardaba la Orden de Cristo y que se consideraban las más completas del mundo. Hay una similitud muy grande entre las velas que llevaban las tres carabelas y el escudo de la Orden del Temple.Cuando los españoles llegaron, los aborígenes los consideraron dioses (recibimiento de los Aztecas) y que en algunas culturas ya se hablaba de los hombres blancos,. Una de las cosas que más asombró a los religiosos que acompañaron a Colón, fue que los indios no se extrañaban al ver la cruz ni al contemplar a los caballeros armados. Es más, incluso parecía que los estaban esperando. Algunas de sus tradiciones hablaban de que “llegará un día en el que vendrán por mar grandes hombres, vestidos de metal, que cambiarán nuestras vidas “. También los mayas adoraban a Kukulkán, un dios “blanco y barbado” y a una cruz, en la cual murió “un hombre de luz que vivirá eternamente”…… Uno de los indicios más fascinantes de la incursión templaria en tierras americanas nace de una leyenda familiar en escocia. El conde Henry Saint Clair partió en 1338 hacia América con 300 colonos y doce embarcaciones. Su travesía condujo a la expedición hasta la costa noroeste de los Estados Unidos, concretamente donde hoy radica Massachussets. Allí pasaron la primavera de 1399 para, después, regresas algunos de ellos a su lugar de origen.Un descendiente de este nombre, Niven Sinclair, inició en 1989 una profunda investigación encaminada a demostrar la realidad de esta leyenda familiar. Las pistas le condujeron a una vieja posesión: la capilla de Rosslyn, ubicada en un promontorio al sur de Edimburgo. En una losa de esta capilla construida en 1446 los miembros del clan Sinclair descubrieron la vinculación de sus antepasados con los templarios y comprobaron como, tras la disolución de la orden, un nutrido gripo de caballeros se refugió en las propiedades escocesas de los Sinclair. Según la tradición familiar, los templarios llevaron consigo parte de sus documentos y riquezas a la capilla de Rosslyn, entre ellos el mítico Santo grial, que quedaría oculto en la construcción.

Lo verdaderamente importante es que según pudo demostrar Niven, su familia gastó, desde entonces, gran cantidad de dinero y riquezas que , al parecer, procedían de América. Éste fué su gran secreto.

Un secreto que ha quedado reflejado en un antiquísimo sello, datado en 1214, en el que puede leerse Secretum Templi al tiempo que muestra a un ¿indio? con plumas. Y no es el único. En el corazón de Francia, concretamente en el tímpano del atrio de Vézelay, fechado alrededor de 1150, se halla representado otro “indio”. Éste tiene grandes pabellones auditivos, como muchos indígenas americanos. ¿Estuvieron los monjes-guerreros, entonces, en América antes que Colón?. Las crónicas aseguran que los soldados de Hernán Cortes no salían de su asombro al comprobar que los aztecas tenían ritos tan parecidos a los católicos y sacramentos como la comunión y la confesión. Otras ceremonias y costumbres parecían procedes directamente de la tradición hebrea y así se confirmaría no tardando mucho con las pruebas abundantes e irrefutables de las expediciones judías a América.

Aprovechando la Corriente Cálida del Brasil que los ayudaba a bajar hacia el Sud costeando el litoral sudamericano hasta la latitud 35° Sud, frente al estuario del Rio de la Plata. Recordemos que el nombre de Rio de la Plata se debió a que las barcazas Templarias que bajaban desde la zona de Cerro Corá, Paraguay (Fundiciones Templarias), siguiendo el río Paraná (que en guaraní significa “hacia el agua grande” hasta el Rio de la Plata, debían allí trasbordar su carga a los buques templarios que llevarían los lingotes de Plata (Argentum) hasta La Rochelle. Por eso los indígenas de la zona hablaban de la presencia de Plata, pues efectivamente la veían, cuando en realidad esta procedía desde el yacimiento del Cerro Rico, en Potosí, Bolivia. Luego de la latitud 35° Sud la navegación se hacía proxima a la costa hasta penetrar en la Bahía Sin Fondo (actual Golfo de San Matías) pues en ese tramo la corriente se hacía contraria por la Corriente Fría de las Malvinas que lleva rumbo Norte. Allí en el Golfo San Matías se encontraba el Puerto Templario sobre una “ínsula costera” que figuran en varios mapas.A su regreso, el cruce del Atlántico se hacía más al sud aprovechando siempre la corriente que cruza hacia el Africa y luego tomar rumbo Norte, pegado a las costas africanas hasta volver al litoral atlántico europeo. Esta misma ruta la siguieron luego Colón, Gaboto, Vespucio, Magallanes, Sarmiento de Gamboa, etc. y también todos los Corsarios Ingleses como Francis Drake, Thomas Candish, Narborough, etc. (también los Holandeses y los Franceses). La llegada por tierra a la Patagonia desde Perú era prácticamente imposible por las dificultades y penurias del viaje. Esto hizo que fracasaran las expediciones de Juan de Garay, que solo llegó desde Buenos Aires hasta Tandil, y las tres expediciones de Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) que en la última alcanzó el Rio Negro a la altura de Choele Choel y regresó sin alcanzar su destino de la Bahía Sin Fondo donde de acuerdo a informes dados por Juan de Garay estaría una de las Ciudades de los Césares. Esta Ciudad sería justamente el Fuerte Templario objeto de expediciones.Creemos que la flota templaria al salir de La Rochelle en 1308 cargó en el Oeste de la Gran Bretaña al Santo Grial junto con importantes reliquias y lo trajo a nuestras tierras a través del puerto fortificado que hoy se llama El Fuerte, en el Golfo San Matías.Cuenta la leyenda que los Templarios huyeron al puerto de la Rochella durante la noche, la ultima noche para ellos, en el año 1307 cuando comenzó la persecución de Felipe el Hermoso, cargados con cuatro carretas donde entre otras cosas, como el Bafomet diabólico al que los acusaban de adorar, llevaban mapas y documentos que debían esconder a toda costa, de ahí partieron 17 barcos que jamás tocaron puerto conocido……

QUÉ ENCONTRARON LOS TEMPLARIOS EN TIERRA SANTA……
¿Qué fue lo que encontraron en Tierra Santa que los hizo tan peligroso para la iglesia? Esa es una pregunta, que por desgracia, nadie puede responder. Es un misterio que lleva vivo 700 años y aun continúa haciendo que millones de personas pierdan el sueño tratando de discernir cual fue el tesoro de los Templararios.
El antropólogo Keith Laidler, autor de The Head of God: the Lost Treasure of The Templars (1998), afirma que Rosslyn Chapel bajo el “Pilar del Aprendiz” se encuentra la cabeza momificada de Cristo, rescatada por los templarios durante su estancia en Jerusalén y trasladada a Escocia durante los acontecimientos de 1307.

La base de su teoría estaría en una inscripción de dicho pilar que dice “Here beneath this pillar lies the head of God” (“Tras este pilar se encuentra la cabeza de Dios”.Escenas bíblicas como la expulsión del Jardía del Edén, el ángel caído ola crucifixión se dan la mano con esculturas paganas, relacionados con tradiciones templarias y masónicas como el mítico “Pilar del Aprendiz”, uno de los tres pilares que separan el coro del ala central de la capilla. Es de una belleza tal que atrae instantáneamente la mirada del visitante.Según la leyenda, se dice que el maestro constructor recibió de su patrón el modelo de un pilar de exquisita hechura. Dudó en llevarlo a cabo al momento, pues tenía que trasladarse a Roma. En su ausencia, uno de sus aprendices comenzó a trabajar sobre ese pilar cuyo diseño había soñado, y lo llevó a cabo tal y como se puede observar en la actualidad. A su regreso, el maestro se sintió aguijoneado por la envidia y le preguntó cómo había osado desafiarle de semejante forma. Su furia fue tal, que le golpeó con un mazo, matándolo en el acto.

Para unos, el “Pilar del Aprendiz” simboliza el Ygdrasil, el árbol de los mitos nórdicos que sustentaba los cielos sobre la tierra. Para otros, es el árbol de la vida o el árbol de la ciencia del bien y del mal, situado en el Jardín del Edén. Su rica simbología ha dado origen a todo tipo de conjeturas sobre lo que alberga en su interior. Casi todas ellas apuntan a la posibilidad de que sea el mítico Grial, la copa en la que bebió Jesucristo durante la Ultima Cena. Todas estas teorías han dado lugar a una rica producción escrita en los últimos años que ha desembocado en el celebérrimo El Código da Vinci, un best-seller que ha llevado a las portadas de los principales periódicos mundiales hipótesis que, hasta apenas hace un año, sólo circulaban en ambientes reducidos.

La hipótesis de Laidler sugiere un culto a la cabeza propio de Canaán, que perduró durante siglos entre el pueblo judío. Así, tras la pasión de Jesucristo, su cabeza habría sido separada del tronco y embalsamada, encontrándose siglos después por los templarios que excavaron en el templo de Jerusalén. Esta cabeza embalsamada sería, según Laidier, el famoso baphomet, supuesto ídolo que los templarios adoraban, según las declaraciones que ellos mismos hicieron al ser torturados tras su caída en desgracia.

Christopher Knight y Robert Lomas, autores de best-sellers relacionados con los orígenes de la mmasonería y sus conexiones templarías, apuntaban la posibilidad de que en el “Pilar del Aprendiz” no sólo se encontrase el Santo Grial, sino también determinados manuscritos, llegando incluso a afirmar que Rosslyn había sido construida como lugar sagrado para preservar los Evangelios Apócrifos. Estas teorías fueron el argumento de sus dos obras más conocidas, The Hiram Key (1996) y The Second Messiah (1998).¿Dónde se encontraban ocultos esos manuscritos? Knight y Lomas son contundentes al respecto: “los manuscritos se encuentran bajo la capilla de Rosslyn y en los subterráneos de determinadas construcciones anteriores a la edificación de la capilla. La intención de William St. Clair era distribuir los manuscritos tal y como los encontraron los templarios al extraerlos del Templo de Salomón, entre 1118 y 1128”.

Si bien ellos nunca los buscaron, sí que despertaron el interés de otros aficionados. Así, en abril de 1996, coincidiendo con la publicación de The Hiram Key, uno de los administradores de Rosslyn aceptó iniciar las excavaciones pertinentes, siempre y cuando se contase con el asesoramiento de especialistas apropiados. En octubre de ese mismo año, Knight y Lomas contactaron con el doctor Jack Miller, un geólogo de gran reputación, perteneciente a la Universidad británica de Cambridge, y con el doctor Fernando Neves, de la Escuela de Minas de Colorado, probablemente el mejor instituto geológico del mundo. Se acordó realizar una excavación no invasiva en los alrededores de la capilla. Pero una semana antes de la cita, los administradores de Rosslyn denegaron el permiso si no se firmaba un pacto de silencio.Los investigadores decidieron negarse a tal contrato, por considerarlo antiacadémico. Pese a las dificultades, Knight y Lomas no cejaron en su empeño de conseguir demostrar las teorías que mantenían en sus obras. Así, a principios de 1998 llevaron a Rosslyn al profesor James Charlesworth, jefe del proyecto de los manuscritos del Mar Muerto en la universidad de Príncetown, Se celebraron dos reuniones con los administradores de Rosslyn, pero la propuesta de excavación arqueológica quedó, una vez más, en el olvido……..

CABALLEROS TEMPLARIOS…..MISIÓN EN TIERRA SANTA…..(1)
¿Que pudo motivar una búsqueda semejante en pleno siglo XII. Que pudo impulsar a nueve nobles cristianos a llevar acabo tan extrañas tareas en el seno de la Ciudad Santa?. Y las búsquedas apuntan directamente a Francia y a la figura de dos hombres: Hugo, conde de Champaña y San Bernardo de Claraval . Tras varios viajes a Tierra Santa entre 1104 y 1115, Hugo de Champaña mantiene contactos con el Abad de la Orden del Cister, Esteban Harding, a quién le dona una tierra donde San Bernardo, quién había entrado en la orden tres años antes, funda la abadía de Claraval. A partir de este momento los cistercienses, con ayuda de rabinos judíos, comienzan a estudiar minuciosamente textos sagrados hebreos.

¿Habría encontrado el conde de Champaña documentos importantes en alguno de sus viajes? Tras ser traducidos e interpretados, cabe la posibilidad de que se organizara una misión de búsqueda en Jerusalén, para lo cual fuera necesario contar con un comando de hombres devotos y leales. ¿Es absurdo creer en la existencia de una misión altamente secreta en Tierra Santa? Veamos como van encajando las piezas de la conspiración.Se ha dicho que durante los nueve primeros los caballeros evitaron cuidadosamente que su pequeña tropa aumentara. Ya hemos manifestado anteriormente que esto carecía de toda lógica si su verdadero propósito fuera el de defender los caminos y los Santos Lugares , se necesitaría más tropas, pero los templarios rechazan cualquier compañía con la excepción de la del conde Hugo de Champaña, alrededor de 1125 o 1126. La trama empieza a tomar forma.Se dice que Salomón fundó una “Logia de Perfección” integrada por maestros, y que nueve caballeros guardaban con sus espadas los nueve arcos que conducían a la Cripta Sagrada. 9 caballeros guardaban el Arca y otros 9 trataban de encontrarla. 9 elegidos que han sido designados para combatir a los infieles sin embargo no se batirán. 9 hombres designados que se comportarán como monjes, castos y sin posesiones, nada debe distraerles ni desviarles de su tarea. La misión está por encima de todo.¿Tan importante es el Arca?, y sobre todo… ¿qué es el Arca? Por el Libro del Éxodo sabemos que el arca es un cofre de madera de acacia, revestido de oro interior y exteriormente. Sus dimensiones eran 1,35 metros de largo por 0.80 de alto y ancho, con cuatro querubines cuyas alas se tocaban para formar el trono de Dios. Era tan sagrada que el sólo tocarla provocaba la muerte repentina.Pero lo importante no es el Arca en sí, sino su contenido: un recipiente con el maná, la vara de Aarón y sobre todo, las Tablas de la Ley, grabadas en piedra. Las Tablas de la Ley es algo sumamente valioso pues es fuente de saber y de poder, y ambos proceden de Dios. Se trata de una “ley divina”. Inscritos en ellas estaban las tablas del Testimonio, la ecuación cósmica, la ley del número, medida y peso que la cábala permitiría descifrar. Poseer las Tablas del Ley significa tener posibilidad de acceso al conocimiento de la Ley que rige los mundos.Se comprende que Moisés no engañaba al pueblo hebreo cuando le prometía dominio por las Tablas de la Ley.

Se empieza a comprender por qué Esteban de Harding y Bernardo de Claraval se dedicaban en su abadía al estudio de los textos hebraicos traídos de Jerusalén por Hugo de Champaña. Porque los textos hebreos son el tratado de lectura de las piedras, pero estas si aún existen, se hallan en algún lugar bajo el Templo de Salomón, y alguien tiene que ir a buscarlas. Y aquí entran en acción los Templarios.Una misión culminada con éxito ¿Encontraron los Templarios el Arca? No puede darse una respuesta sincera a esta cuestión. Sin embargo, algo ocurrió a los nueve años, otra vezel nueve, de iniciada la misión: Hugo de Payns y otros cinco Templarios regresan a Francia.Según la historia oficial, en 1127 Balduino II, rey de Jerusalén, se halla en dificultades por falta de combatientes y recurre a la ayuda del Papa.Desea enviar un mensaje de socorro y pide al maestre templario que sea él su embajador ante el pontífice. Aquí encontramos otra nueva incoherencia en las funciones de la Orden del Temple.Hugo de Payns no era ni consejero ni mensajero del rey, sino que es el cabecilla de una tropa militar creada expresamente para la defensa del nuevo reino cristiano. Es cuando menos sospechoso que Balduino recurriera al caballero templario para semejante misión, en vez de encomendársela a uno de sus embajadores, o en ausencia de estos, a cualquier otro noble de confianza no asentado de forma permanente en Tierra Santa que después de cumplir su voto de cruzada retornase a su hogar, algo muy común en la época.Pero el rey envía al maestre templario y este parte con seis de sus nueve caballeros, abandonando sus deberes en Ultramar. La lógica no funciona, algo sigue fallando en el planteamiento. A menos que… podemos pensar, a menos que Balduino II aprovechase un viaje expreso de los miembros del Temple para encomendarles la tarea. Un viaje que podemos suponer, debió realizarse acatando un plan establecido desde el otro lado, posiblemente por San Bernardo. Los caballeros habían tenido éxito en su misión y debían volver a occidente. Esta afirmación no se hace a la ligera. A partir de ese momento van a darse grandes cambios que van a afectar a la Orden del Temple y a toda Europa, pero el propio San Bernardo nos da una pista que apoya nuestras suposiciones. Lo primero que hizo fue gestionar a favor de su pariente Hugo de Payns y los Templarios que le acompañaban, una acogida positiva y cordial por parte del Papa Honorio II, a quien los fundadores del Temple estaban a punto de visitar en Roma. De acuerdo con la propuesta de Bernardo, en la primavera de 1228, se celebró un concilio extraordinario en Troyes. Los caballeros hasta ese momento, aunque acogidos a la regla monástica de San Agustín, eran laicos, pero tras el Concilio de Troyes los Templarios se convierten en verdaderos monjes, integrantes de una orden religiosa plena y no de una simple agrupación de caballeros………………

LA LEYENDA DE LA ISLA SECRETA DE LOS TEMPLARIOS…..

En la isla de Oak (Nueva Escocia-Canadá) existe un enorme laberinto de túneles donde se esconde el pozo de un tesoro que aún no se ha conseguido descubrir pese a las numerosas excavaciones realizadas desde su descubrimiento en 1795. Durante más de 200 años, varios grupos de exploradores han intentado penetrar en el interior del Pozo del Tesoro. Su construcción es ingeniosa, pero ¿quién lo realizó y porqué?. Es uno de los mayores secretos del mundo, un misterio que ha frustrado todos los intentos de penetrar en su interior. Desde el descubrimiento del Pozo del tesoro de la isla de la isla de Oak (una de las cientos de islas situadas en la bahía Mahone, en las costas de Nueva Escocia), hace dos siglos, esta obra maestra de ingeniería ha resistido todos los esfuerzos por descubrir lo que guarda en su secreto.Un día de verano de 1.795, el joven Daniel McGinnis se tomó un descanso y remó hasta la deshabitada isla de Oak, situada a unos centenares de metros de la costa, frente al pueblo pescador de Chester, y se dio un paseo disfrutando de la sombra de los viejos robles que dan nombre a la isla de Oak (Oak, en inglés significa roble). Cerca del extremo oriental, Dan vio un roble particularmente robusto con una rama cortada de lo que pendía una polea de un viejobarco. Bajo esa rama había una depresión circular, como si la tierra se hubiese asentado después de ser removida: Pensando que podría haber encontrado el tesoro de unos piratas, McGinnis regresó al continente y explicó su hallazgo a dos amigos, Paul Smith y Antonhy Vaughan.Los tres se armaron de picos y palas y se fueron a cavar bajo el viejo roble. Trabajaron duro, pero tuvieron que reconocer que aquella tarea era superior a la que podían realizar. Marcaron el lugar y abandonaron la isla Pronto se esparció el rumor sobre el pozo de la isla de Oak, y un hombre de negocios, Simeon Lynds, organizó una expedición para seguir la excavación. Después de esto, nada importante se haría en la isla hasta que se formó la sociedad Truro en 1.849. Smith y Vaughan, dos de los primeros descubridores, aún estaban vivos y prestaron toda la ayuda que pudieron para que los hombres de Truro excavaran en el lugar exacto. Joham B. McCully, a cargo de las operaciones, había localizado el origen del agua que inundaba el pozo.

Descubrió una playa artificial y encontró un sistema de drenaje en dirección a los niveles inferiores del pozo. Construyó un dique y, durante la bajamar, encontró los restos de otro dique más antiguo. Pero las mareas altas destruyeron el nuevo dique, poniendo en evidencia la pericia de los constructores originales. El equipo de McCully se vio obligado a abandonar cuando se quedó sin fondos. En 1.861, cuando ya se había construido un pozo paralelo conectado con el pozo inundado, hubo un derrumbamiento que provocó una avalancha de barro y agua, y desapareció una cámara del tesoro y su contenido, descubierta por McCully y sus hombres en 1.849. Lo que había estado tantos años cerrado, era más inaccesible que nunca.La teoría que cobra más fuerza tiene que ver con los Caballeros Templarios. Cuando en 1.307, el rey Felipe el Hermoso de Francia intentó destruir la orden, un puñado de Templarios consiguió escapar y se puso bajo la protección de los Sinclair de Orkney. Estos caballeros pudieron tener acceso a una parte de un antiguo tesoro escondido en el Castillo de Rennes. Para ellos era más importante poner el legendario tesoro de la Arcadia lejos del alcance del avaricioso rey Felipe, que su propia huida. Existen claras evidencias de que el príncipe Enrique de Orkney, obtuvo la ayuda de los hermanos Zeno, unos expertos navegantes venecianos que, casi con toda certeza, tenían acceso a algunos datos geográficos reproducidos en un famoso mapa. Los Templarios tenían la fuerza, la disciplina y la determinación necesarias para realizar los trabajos de ingeniería de la isla de Oak.

Tenían también los conocimientos para llevarlos a cabo, ya que su arquitectura militar era la mejor del mundo. Y tenían algo infinitamente valioso que deseaban ocultar a sus astutos y peligroso enemigos………Según documentos del Vaticano donde se recogen la declaración del templario Jean de Chalons, las carretas avistadas las noches previas a la detención, tendrían como destino navíos con dirección a Inglaterra, más concretamente a Escocia, pero se especula con que parte pudo quedarse en el castillo de Gisors. Se habla de que hoy en día, aun se encuentran allí cofres de hierro enterrados, que no son buscados por ser el castillo monumento nacional y por los destrozos que esta búsqueda provocaría. Otro lugar donde podría estar escondido sería el Bosque de Oriente (La Champaña), Aquí se unen la hipótesis escocesa y el misterio de la flota atlántica templaria, confluyendo en la sorprendente hipótesis de que el tesoro fue enviado a las Américas. Todo empezaría con la disolución de la Orden. En esos difíciles momentos, un grupo de templarios se refugiarían en Escocia para evitar la persecución. En concreto en las posesiones de la familia Sinclair, en una capilla de su propiedad al sur de Edimburgo, llamada Rosslyn, allí esconderían parte de su tesoro, incluido el Santo Grial. En 1338 el conde Henry Sinclair gracias a la experiencia y documentos de los templarios refugiados en sus dominios, se haría a la mar hacia América con 13 embarcaciones y 300 colonos que arribarían a las costas de Massachusetts. A partir de ahí la familia Sinclair gozaría de gran prosperidad económica, supuestamente procedente de las riquezas procedentes del Nuevo Mundo, gracias a los expedicionarios que regresaron. Todo esto proviene de una vieja leyenda familiar de los Sinclair. En concreto un miembro actual de la familia Niven Sinclair sería quien habría investigado la veracidad de esta leyenda……

CABALLEROS TEMPLARIOS…….

El historiador Jacques de Vitry, describe con esta cita lo que fue el origen del temple:”Ciertos caballeros, amados por Dios y consagrados a su servicio, renunciaron al mundo y se consagraron a Cristo. Mediante votos solemnes pronunciados ante el Patriarca de Jerusalén, se comprometieron a defender a los peregrinos contra los grupos de bandoleros, a proteger los caminos y servir como caballería al soberano rey. Observaron la pobreza, la castidad y la obediencia según la regla de los canónigos regulares. Sus jefes eran dos hombres venerables, Hugo de Payns y Godofredo de Saint-Omer. Al principio no había más que nueve que tomasen tan santa decisión, y durante nueve años sirvieron en hábitos seculares y se vistieron con las limosnas que les daban los fieles.”A pesar de que se coincide en señalar que originariamente esta orden fue creada con motivos de protección, otros tantos historiadores apuntan la posibilidad de que su cometido incluyera la búsqueda de tesoros o reliquias, tan valiosas en aquella época y a las cuales se atribuían cualidades especiales y poderes, en realidad no se conoce ningún documento escrito que atribuya a los templarios la protección de las rutas hacia los lugares santos.

Transcurrido cierto tiempo, en 1127, el primer maestre de la orden Hugo de Payns, obtuvo el permiso del rey de Jerusalén para intentar “oficializar” la orden y emprendió un viaje a Roma con el fin de obtener una legítima aprobación del papa. En ese entonces Balduino I había muerto y en su lugar se encontraba Balduino II, primo del fallecido, fue él quien escribió la carta al Abad (título que ostentan los superiores de los monasterios) Bernardo de Clairvaux ( personaje de la divina comedia, a quien Dante situa como el único con acceso al cielo más elevado, activísimo religioso que escribía cartas a a reyes, papas, obispos y monjes) quien los recibió calurosamente y con todos los honores. Sorpresivamente Bernardo de Clairvaux (San Bernardo de Claraval) era pariente de dos de los nueve miembros de la orden del temple: Hugo de Payns y Andrés de Montbard. Dentro de sus pensamientos estaba precisamente el de sacralización de la milicia, por lo que fue recibida con entusiasmo la carta de Balduino II, y con ello el apoyo de tan importante figura estuvo garantizado.

Bernardo de Clairvaux fue canonizado el 18 de Enero de 1174 incluido en el calendario de los santos por el Papa Alejandro III.Después del caluroso recibimiento de Bernardo de Clairvaux, Hugo de Payns y los cuatro acompañantes que había llevado consigo a Europa fueron recibidos en calidad de recomendados por Bernardo de Clairvaux, por el papa Honorio II, en Roma. Los entonces miembros de la aspirante a orden, habían recibido de los canónigos del Santo Sepulcro la regla de San Agustín, misma que ellos profesaban que era una normativa que describía una serie de deberes religiosos que ellos debían llevar a cabo, sin embargo Bernardo de Claurvaux quería algo más de la nueva orden y en la primavera de 1128, se celebró un concilio extraordinario en Troyes, a la cuál asistió una serie de personalidades importantes dentro del ámbito religioso astutamente reunidos por el Avad Bernardo de Clairvaux, ya que todos estaban vinculados a el de cierta manera, ahí fue donde él mismo, expuso los principios y primeros servicios de la Orden. Fue así como la Orden del Temple fue reconocida “oficialmente” como una militarización oficial de las cruzadas y luego de esto, el apoyo de nobles y príncipes fue requerido por el concilio para que ayudaran a la recién reconocida orden además de que se le pidió a Bernardo de Clairvaux que redactara una regla única original para los Templarios.
Dichas leyes eran una mezcla de normas militares y normas religiosas, hacían votos de obediencia, castidad y pobreza. También se les impuso un manto blanco como prenda oficial y más tarde el papa Eugenio III le agregó una cruz de malta.Su entrenamiento era tanto físico como espiritual, ya que se les instruía tanto de religión como del manejo de las armas. Cuando alguien se iniciaba en la orden de los templarios todos sus bienes (propiedades y grandes fortunas, cuando se trataba de nobles) pasaban a manos de la orden, así que no es raro que el poderío económico de los templarios creciera rápidamente.A todas estas curiosas características de la orden, se le añade que únicamente respondían al papa y a la iglesia, de este modo, la defensa de Jerusalén y por qué no decirlo, futuras conquistas, estaban aseguradas. En su sentido de monjes, los templarios debían de pronunciar los votos de pobreza, castidad y obediencia, más un cuarto voto de conquista y conservación de tierra santa, aunque cumplir este voto significara sacrificar su vida. Se distinguían de otras órdenes como la orden de los caballeros teutónicos o los caballeros de San Juan de Jerusalén, las cuáles eran más bien fundadas como instituciones de beneficiencia o caridad.Aparecen escritos en donde se asegura que los Templarios poseían un trozo de la auténtica cruz de Cristo.

Los Templarios han sido relacionados con gran parte de las reliquias por excelencia, como el Arca de la Alianza o incluso con el Santo Grial, en sus primeros años la orden del Temple no admitía nuevos miembros, ya fueran nueve o doce, lo cierto es que un halo de secreto envuelve sus actividades. Según la leyenda se cuenta que el rey Salomón fundó una “Logia de perfección”integrada por maestros y que precisamente nueve caballeros guardaban con sus nueve espadas la cripta sagrada que albergaba el Arca de la Alianza, nueve elegidos para combatir a los infieles, nueve hombres que se comportarán como monjes, santos y sin posesiones, decir a este respecto que los caballeros Templarios al ingresar en la orden donaban a ella todas sus posesiones, nueve hombres con una tarea por encima de todo…………

En menos de doscientos años la Orden llegó a contar con más de treinta mil miembros, nueve mil edificios y atesoró inmensas riquezas. Comenzaron pobres, compartiendo un caballo, y lograron hacerse los dueños de toda Europa. Quizás la imagen que acuñaron de dos caballeros montando un único caballo no fuera un símbolo de pobreza. Este animal representa la búsqueda de la sabiduría y los dos caballeros que lo comparten es la dualidad, clave de la sabiduría perenne, la igualdad de los contrarios, el bien y el mal, la vida y la muerte. Ideales gnósticos, sincretistas que muy probablemente y en secreto practicaron los templarios. No es descartable la sospecha de que la misión secreta de los templarios consistiera en unir la tres grandes religiones monoteístas que por aquel entonces dominaban el mundo conocido y a partir de ahí crear un poder universal. Algo similar a lo que siglos después propiciaron los masones en sus logias.Lo que sucedió después, su expansión, su inmenso poder, su leyenda, quizás sólo esconda el mayor de los misterios de los monjes soldados, el poder que llegaron a conseguir, hasta llegar a ser un estado dentro del estado y una iglesia dentro de la iglesia. Tanto poder, tanta riqueza despertó la envidias de reyes y papas.
Durante el proceso que sufrieron los últimos templarios Ganceraud de Montpezat declaró: “Tenemos tres artículos que nadie conocerá, excepto Dios, el diablo y los maestros”….

Debido al “misterio” con que se ha adornado siempre la historia de la Orden del Temple, después de su disolución han ido apareciendo autoproclamados sucesores de la misma.

En 1981 la Santa Sede se tomó el trabajo de confeccionar una lista de organizaciones que se declaraban sucesoras de los templarios… y encontró más de cuatrocientas.Cierto que la inmensa mayoría de ellas no son sino grupos pantalla para cubrir otros fines, con prácticas que bordean el límite de lo lícito, y, algunas otras, con un claro comportamiento sectario (recordemos la tristemente famosa Orden del Templo Solar).Algunas asociaciones de esta lista, sin embargo, dedican su trabajo a fines altruistas (los Caballeros de la Alianza Templaria, contra la droga, por ejemplo) o a fines menos prácticos pero inocuos (La Orden de los Caballeros del Temple y de la Virgen María y su dedicación a la alquimia)..
Algunas corrientes masónicas también dicen descender de los templarios, como la Estricta Observancia Templaria del Barón d’Hund, y algunos ritos masónicos tienen grados relacionados con los templarios. De hecho, Andrew Mitchell Ramsay, considerado el padre de la masonería escocesa como la conocemos hoy en día, en su “Discurso” afirmaría sin ambages que los cruzados habían fundado la masonería en Tierra Santa, y que dicha masonería no era sino la Orden del Temple.Pero ninguna de las organizaciones existentes hoy en día puede, en manera alguna, probar su efectiva y legal descendencia de la Orden fundada por Hugo de Payens y sus Pobres Caballeros de Cristo.
Para terminar, fue el inmortal Dante, en su magna obra “La Divina Comedia”, en el Libro del Paraíso, Capítulo XXX, versos 127-129, el que dio última noticia real de los Templarios:”Como al que quiere hablar y no halla acento me llevó Beatriz y dijo: Mirade estolas blancas este gran convento”

ALFABETO SECRETO DE LOS TEMPLARIOS…….

No es novedad decir que se compone o utiliza un código para escamotear un secreto a los profanos. ¿Para que querían los templarios un código secreto?La respuesta es de perogrullo: porque debían manejar material o información secreta. El secreto en sí, a su vez, tanto puede ser profano o no. Vale decir,en su caso, transmisión de información militar, comercial o trascendental por no decir religiosa o esotérica. Ya hemos hablado suficientemente de sus campañas militares y de las funciones bancarias que desempeñaron; en ambas es necesario la discreción, el sigilo o el secreto. En lo religioso, la transmisión de ritos y principios se hace sólo a iniciados, usualmente en forma verbal y nunca por escrito. Más en ocasiones es necesario emplear la escritura. ¿Podía quedar un mensaje de esa naturaleza expuesto a cualquier curioso?.
Según Drosnin, por otra parte, en la Torá, es decir los cinco primero libros del Antiguo Testamento, existe al menos un Código Secreto, parcialmente develado por el matemático israelí Eliyahu Rips con la colaboración del físico ruso-israelí Doron Witztum.

Según esos autores, todo lo que viene ocurriendo está escrito allí… el problema es saber encontrarlo. Otras veces la idea está naciendo y es necesario, según un viejo principio alquímico, mantenerla en la mayor oscuridad, tanto real como simbólica. ¿No nace acaso un ser vivo en la más profunda oscuridad, no germina la semilla en ausencia absoluta de luz?También podría haber ocurrido que el contenido de un secreto hallado, pongamos por caso, un papiro, hubiera de ser conocido por algunos pocos. Para lo cual no es necesario, posible o conveniente, trasladar el papiro, sino simplemente hacer una copia de él. Pero ¿cómo puede ser conocido y difundido entre elegidos siempre, ese contenido si no es mediante códices? El alfabeto fue creado partiendo de la cruz que portaban los templarios colgada de una cinta. Esta cruz es la Cruz de ocho beatitudes (Cruz de ocho puntas). El alfabeto fue conocido por los no iniciados europeos en el siglo XIX, reproducido en algunas obras dedicadas a los templarios y escritas, mayormente, por masones, lo que arrojaría dudas sobre su autenticidad, ya que podría haber sido sido creado para uso de la Orden siglos después de la desaparición visible del Temple. Pero, nos explica Probst-Birabén, el investigador Charles Maillart de Chambare probó la existencia de tres manuscritos que emplean el alfabeto; los tres datan del siglo XIX.

El mismo Probst-Birabén vio uno de ellos, que se encuentra en la Biblioteca Nacional de París.Y se promulga por el Papa Clemente V la Bula Vos Clamntis que disolvía la Orden del Temple. A la que sigue la Ad Providan que, tras prevenir que sería ex comulgado quien quisiese entrar en esa Orden, vestir el hábito y comportarse como un templario, disponía del destino de los bienes – que eran muy cuantiosos – de la citada Orden.Como quiera que aquí en España no se les juzgó con el inmisericorde rigor que en Francia y además se les halló inocentes de los cargos que se les imputaba, fue algo así como el refugio de muchos de ellos. Corrían los años 1307 y 1308.

Pero como esta última Bula disponía lo siguiente:<<… Nos: hemos finalmente decretado que sus bienes sean, a perpetuidad unidos a los del hospital de San Juan de Jerusalén – los bienes que la Orden del Temple, el Maestre y los Hermanos de esta milicia poseyeran al tiempo de su detención en el reino de Francia.>>Y aquí en España les tocó también sufrir este rigor. Sus bienes expoliados y distribuidos de forma más bien irregular y arbitraria, fueron a parar a diversos adquirientes.
Este alfabeto pudo ser utilizado por los freires con la intención de ocultar sus transacciones comerciales de miradas no autorizadas, aunque no se descarta que también pudiera ser un medio de comunicación entre los iniciados de la orden. La existencia de la W en un alfabeto latino y su reproducción en textos masones del XIX levantaron dudas a cerca de su autenticidad. No obstante parece ser que existen documentos del siglo XII que lo utilizan y que la w puede tratarse de una especie de contraseña o símbolo supletorio.

Hasta aqui, la Historia…. el resto es cosa tuya.

Anuncios