MECUM OMNES PLANGITE.

LATIN

O Fortuna
(Carl Orff)

O Fortuna,
velut Luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestamem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora
sine nora
cordum pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

ESPAÑOL

O Fortuna
(Carl Orff)

O Fortuna,
como la luna
cambiante,
siempre creciendo
y decreciendo;
detestable vida
primero oprimes
y luego alivias
a tu antojo;
pobreza
y poder
derrites como el hielo.

Destino monstruoso
y vacio,
tu rueda da vueltas,
perverso,
vano es el bienestar
y siempre se disuelve en nada,
sombrío
y velado
me mortificas a mi también;
ahora por el juego
traigo mi espalda desnuda
para tu villanía.

El Destino está contra mi
en la salud
y la virtud,
empujado
y lastrado,
siempre esclavizado.
A esta hora
sin demora
toca las cuerdas vibrantes;
puesto que el Destino
derrota al más fuerte,
llorad todos conmigo!

 

Anuncios

AFILANDO LA PLUMA

 

En cierta ocasión un hombre joven llegó a un campo de
leñadores, ubicado en la montaña, con el objeto de obtener
trabajo. Durante su primer día de labores trabajó arduamente
y como resultado, taló muchos árboles.

El segundo día, trabajo tanto como el primero, pero su
producción, fue escasamente la mitad del primer día. Durante
el tercer día, se propuso mejorar su producción. Golpeó con
furia el hacha contra los árboles, pero sus resultados fueron
nulos.

El capataz, al ver los resultados del joven leñador, le
preguntó: “¿Cuando fue la última vez que afilaste tu hacha?”
El joven respondió: “Realmente no he tenido tiempo de hacerlo,
he estado demasiado ocupado cortando árboles”.