El hombre que susurraba a los patos

Tenia arrugas. Las manos arrugadas y el tibio sol  de la tarde invernal aun acentuaba, mas , con sus sombras,  el lento ocaso que habitaba en aquellas manos.

Lentamente y como si el tiempo no existiera para el, desmenuzaba pequeñas migas de pan, de ese pan duro, tan duro como  los años y las decepciones habían dejado su corazón.

Cuantas  veces había hablado… y esperado ese momento…pero las ilusiones van por un lado y la vida  por otro.

A su alrededor, como llamados por sus pensamientos se arremolinaban, unas decenas de patos, de esos que pueblan los estanques de muchos de los pueblos.

El parque estaba desierto aquel dia, como solidarizándose  con su soledad, los únicos seres vivos eran el y los patos, que bailaban una danza macabra a su alrededor, como esperando el final anunciado durante tanto tiempo, al fin y al cabo la única razón por la cual  el estaba allí…… eran ellos.

Y como sabiendo que se acercaba el final, aquella tarde estaban mas nerviosos que de costumbre, contrastando,  con  la desesperante lentitud y apatía que aquel hombre iba desmigando lentamente las migas de pan.

Los rayos de sol lentamente se alejaban  del  horizonte y la penumbra ocupaba lo que hasta hacia poco era un agradable rincón bañado por el sol, provocando en el un repentino escalofrió y justo en aquel momento, empezó a darse cuenta que no era frió lo que sentía….. sabia que  aquel escalofrió representaba mucho mas… se  subió el cuello de aquella vieja cazadora y recostándose en el banco, metió la mano en la no menos vieja mochila , sacando los últimos trocitos de pan, los desmigo en la palma de su mano y no supo muy bien si fueron  palabras … o simplemente pensamientos…arrojo las migas lo mas lejos que pudo de si, diciéndoles…..eso es lo ultimo amigos, no hay mas..no hay mas.

Se recostó en el banco, metió las manos en los bolsillos de su abrigo y cerro los ojos… quizás  soñando que tu estabas a su lado…. Y así se quedo mucho, mucho rato… mientras ellos, los patos, se arremolinaban a su alrededor como queriendo acompañarle en su ultimo viaje. Un viaje que emprendió ya hace mucho tiempo, un viaje en el cual no había regreso, pero todo eso el…… ya lo sabia.

Anochecía en el parque y la oscuridad empezaba a invadirlo todo y como una simbiosis imposible, la muerte sustituía a la vida, como las sombras  sustituyen a la luces.

Anochecía y los patos se retiraban  a su lugar de costumbre, mientras un cuerpo ya inerte emprendía el viaje  final…. La soledad había vuelto a ganar a la razón , otra vez…una vez mas…demostrando que todo es  un sin sentido….aparente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s