El sueño de una esperanza

 

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol.

Muy cerca del camino se encontraba un chapulín. -Hacía dónde te diriges?, le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó: -Tuve un sueño, anoche soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendido, el chapulín dijo mientras su amigo se alejaba: -Debes estar loco!, Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? -Tú, una simple oruga! Una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.

Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.

De pronto se oyó la voz de un escarabajo: -Hacía dónde te diriges con tanto empeño?

Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante: -Tuve un sueño y deseo realizarlo, subiré a esa montaña y desde ahí contemplaré todo nuestro mundo.

El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo: -Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa.

El se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.

Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir. No lo lograrás jamás! -le dijeron-, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. -Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.

Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable.

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos.

De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta.

Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arcoiris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: Una mariposa.

No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría. Se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño, el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habían equivocado.

Dios nos ha creado para realizar un sueño, vivamos por él, intentemos alcanzarlo, pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizá necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas y entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la gracia de Dios, lo lograremós.

El éxito de la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.

Anuncios

El hombre que susurraba a los patos

Tenia arrugas. Las manos arrugadas y el tibio sol  de la tarde invernal aun acentuaba, mas , con sus sombras,  el lento ocaso que habitaba en aquellas manos.

Lentamente y como si el tiempo no existiera para el, desmenuzaba pequeñas migas de pan, de ese pan duro, tan duro como  los años y las decepciones habían dejado su corazón.

Cuantas  veces había hablado… y esperado ese momento…pero las ilusiones van por un lado y la vida  por otro.

A su alrededor, como llamados por sus pensamientos se arremolinaban, unas decenas de patos, de esos que pueblan los estanques de muchos de los pueblos.

El parque estaba desierto aquel dia, como solidarizándose  con su soledad, los únicos seres vivos eran el y los patos, que bailaban una danza macabra a su alrededor, como esperando el final anunciado durante tanto tiempo, al fin y al cabo la única razón por la cual  el estaba allí…… eran ellos.

Y como sabiendo que se acercaba el final, aquella tarde estaban mas nerviosos que de costumbre, contrastando,  con  la desesperante lentitud y apatía que aquel hombre iba desmigando lentamente las migas de pan.

Los rayos de sol lentamente se alejaban  del  horizonte y la penumbra ocupaba lo que hasta hacia poco era un agradable rincón bañado por el sol, provocando en el un repentino escalofrió y justo en aquel momento, empezó a darse cuenta que no era frió lo que sentía….. sabia que  aquel escalofrió representaba mucho mas… se  subió el cuello de aquella vieja cazadora y recostándose en el banco, metió la mano en la no menos vieja mochila , sacando los últimos trocitos de pan, los desmigo en la palma de su mano y no supo muy bien si fueron  palabras … o simplemente pensamientos…arrojo las migas lo mas lejos que pudo de si, diciéndoles…..eso es lo ultimo amigos, no hay mas..no hay mas.

Se recostó en el banco, metió las manos en los bolsillos de su abrigo y cerro los ojos… quizás  soñando que tu estabas a su lado…. Y así se quedo mucho, mucho rato… mientras ellos, los patos, se arremolinaban a su alrededor como queriendo acompañarle en su ultimo viaje. Un viaje que emprendió ya hace mucho tiempo, un viaje en el cual no había regreso, pero todo eso el…… ya lo sabia.

Anochecía en el parque y la oscuridad empezaba a invadirlo todo y como una simbiosis imposible, la muerte sustituía a la vida, como las sombras  sustituyen a la luces.

Anochecía y los patos se retiraban  a su lugar de costumbre, mientras un cuerpo ya inerte emprendía el viaje  final…. La soledad había vuelto a ganar a la razón , otra vez…una vez mas…demostrando que todo es  un sin sentido….aparente.

Nunca es tarde……… o si.

Aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo.

Basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la mas grande alegria ni sufriste el mas grande dolor.

Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día.

Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costo 57 años llegar hasta aquí.

¿Cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, porque te preocupas tanto? No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra.

En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.

Borra el pasado para no repetirlo. Para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe. Perdónalos y te liberaras de esas cadenas.

Si estas atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder esta siempre en el presente porque toda la vida esta en cada instante, pero no digas NO PUEDO ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomara en serio y te lo recordara cada vez que lo intentes Si quieres recuperar la salud ABANDONA la critica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades.

PERDONA a todos y perdónate. No hay liberación mas grande que el perdón. No hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la critica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. El bien y el mal viven dentro tuyo, alimenta mas al bien para que sea el VENCEDOR cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. NO TE QUEJES, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia.

Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida.

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente

Escrito por Facundo Cabral.

ACASO CON EL OCASO…..

¿Que son aquellas extrañas formas que se dibujan al fondo de los recuerdos olvidados?

Acaso, sean lágrimas amargas de antiguos duendes, de viejos recuerdos dormidos en el alma de los impuros, de todos aquellos que nunca lleguen a vivir sus sueños más íntimos.

Acaso… ¿Tendremos que renunciar a nuestras vidas, a nuestros sueños, para que la vida de los demás sea una placida mar?

Acaso, la penitencia  no sea suficiente castigo para aquellos que osaron desafiar la rutina y se levantaron en contra de todo aquello que les oprimía.

Pero…. (y si, sintiéndolo mucho, siempre hay un pero)…   ¿ no es suficiente castigo, tener que renunciar a uno mismo, para que los demás sean ellos mismos?

Quizás, no  es suficiente la sangre vertida en todo este tiempo.

Quizás aun tenemos que renunciar a mucho mas para hacernos perdonar los pecados ficticios que presumiblemente se nos imputan.

Acaso, con el ocaso, conseguiremos, con nuestra ausencia que la marea que nos acosa vuelva a su cauce, no natural, pero si al cauce que  el egoísmo de los demás nos exige.

¿Que son aquellas extrañas formas que se dibujan en los recuerdos olvidados?

Acaso sean las renuncias, los sueños olvidados que un dia hicimos y nunca fueron recordados.