UNA MAÑANA CUALQUIERA

Recuerdo los domingos cuando yo era muy pequeño y vivia en el extranjero, en Madrid capital de las dos Españas.
Los domingos , invariablemente, a la hora del desayuno (chocolate con porras) unas grandes y largas piernas (despues supe que eran parte del cuerpo de un tio mio) se encaminaban hacia un mueble (despues supe que era una gramola, si, si, un tocadiscos de la epoca) y con una gran parsimonia , levantaba la parte superior y empezaba a trastear dentro de aquella extraña caja de madera (despues supe que ponia un disco, pero que quereis , en aquella epoca mi estatura no daba para mas) entonces , se sentaba en la mesa y decia con solemnidad – “¿Empezamos?”- y justo en aquel instante, una gran voz , poderosa, desgarrada… empezaba a emerger de aquella caja de madera….. – Vesti la Giuba…..- clamaba con rabia y a la vez tristeza (años despues , descubri que la rabia y la tristeza, suelen ir de la mano) . Y asi domingo tras domingo . Uno de esas domingos, antes de poner la caja de madera en funcionamiento, me mira y me dice…. ¿Te gusta? y sin esperar a que yo le contestase, se da la vuelta, pone el disco, se sienta y dice….. ¿EMPEZAMOS ?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s