UNA MAÑANA CUALQUIERA

Recuerdo los domingos cuando yo era muy pequeño y vivia en el extranjero, en Madrid capital de las dos Españas.
Los domingos , invariablemente, a la hora del desayuno (chocolate con porras) unas grandes y largas piernas (despues supe que eran parte del cuerpo de un tio mio) se encaminaban hacia un mueble (despues supe que era una gramola, si, si, un tocadiscos de la epoca) y con una gran parsimonia , levantaba la parte superior y empezaba a trastear dentro de aquella extraña caja de madera (despues supe que ponia un disco, pero que quereis , en aquella epoca mi estatura no daba para mas) entonces , se sentaba en la mesa y decia con solemnidad – “¿Empezamos?”- y justo en aquel instante, una gran voz , poderosa, desgarrada… empezaba a emerger de aquella caja de madera….. – Vesti la Giuba…..- clamaba con rabia y a la vez tristeza (años despues , descubri que la rabia y la tristeza, suelen ir de la mano) . Y asi domingo tras domingo . Uno de esas domingos, antes de poner la caja de madera en funcionamiento, me mira y me dice…. ¿Te gusta? y sin esperar a que yo le contestase, se da la vuelta, pone el disco, se sienta y dice….. ¿EMPEZAMOS ?.

EN MI MENTE..(Georgia)

En una  noche como la de hoy..otoñal.. de un dia como el de hoy..si no recuerdo mal, era tambien un 24 de septiembre..pero de hace muchos años, muchos . Me paso a recojer, ella acababa de salir de guardia y yo tambien.

¿Que hacemos? – le digo- ¿has cenado ya?  – Si ya cene – me contesta Georgia. Tengo que aclarar que no se llamaba asi, pero asi me la presentaron y con ese nombre la llamaba.

– Yo tambien cene- asi que tenemos toda la noche para lo que queramos – le dije.

– ¿Que te parece si vamos al cine ?- bien – le conteste. Hace una  noche  perfecta para ir  al cine, no apetece nada ir por la calle mojandonos.

Asi que empezamos andar cojidos de la mano por el Paseo del Borne en direccion a las Avenidas, discutiendo que pelicula queriamos ver,  y contandonos como habia transcurrido nuestros respectivos dias. No hacia mucho tiempo que estabamos juntos , pero las circustancias que nos habian unido, habian sido mucho mas fuertes que cualquier otro tipo de relacion, asi que habiamps conseguido algo que muy pocas parejas logran conseguir a la largo de su vida juntos. Pero eso es parte de otra historia.

Al llegar  a la puerta de cine, nos miramos y como haciamos casi siempre , deciamos..¿esta misma? … e invariablemente, yo decia … ¿ estaaa?… y ella se reia, al tiempo que compraba las entradas.

Entramos en la sala, casi vacia… un dia  de cada dia los cines tienen eso, que estas casi como en el salon de tu casa … y esto en la epoca que las salas de cine eran salas de cine , no como las de ahora.. que el comedor de mi casa es mucho mas grande que muchas de ellas.

La pelicula ( no recuerdo cual era…o quizas no quiero recordarla) empezo y con ello el festival de palomitas  aderezado con las consiguientes bebidas de cola… o sea Coca Colas.

Y como ocurria casi siempre al acabar las provisiones, ella apoyaba la cabeza en mi hombro , mientras yo la cojia de la mano y nuestros dedos se entrelazaban , como si no quisieramos que ninguno de los dos se escapara.

Y como  casi siempre tambien pasaba a los pocos minutos ella se  quedaba dormida… me la miraba.. la pasaba el brazo por detras y ella con un suspiro se acomodaba en mi pecho.

Y alli me quedaba yo, viendo la pelicula ( que en este caso no estaba mal) y esperando que acabara para despertarla y asi poder despertar tambien mi brazo (el genero masculino ya me entendera).

Y entonces, ya casi al final de la pelicula, cuando la protagonista , que quiere ser como Isadora Duncan, comienza a bailar debajo de la lluvia…empezo a sonar una cancion… y  abriendo los ojos , con voz somnolienta, me dice – mira mi cancion – (sonaba en aquel momento “”Georgia on my mind”” ).

La mire a la cara y en un ataque de no se que, que nunca mas se a vuelto a producir, le dije.. ¿Bailamos?… y cual no seria su sorpresa que me contesta… ¿Seguro que no has bebido? -.. y riendo me puse en pie cojiendola de la mano y haciendole una reverencia le inqueri….. ¿Señora me hace usted el favor de concederme este baile?.

Y alli estabamos los dos… bailando en una sala de cine casi vacia… en un dia como hoy de hace mucho tiempo….. mucho…. o quizas fue en otra vida…quizas. O quizas no.

No se por que hoy me has venido a la mente…Georgia. No se porque. O quizas si lo se.

LA CHICA DE LA MIRADA TRISTE.

Siempre hay un lugar, mas alla de la frontera, de los ultimos rincones de la memoria de un hombre, en ese sitio donde nadie logra entrar, ni siquiera el mismo, donde la locura se mezcla con la cordura, donde no se sabe si el bien esta mal, o si acaso, el mal esta bien.

Ese sitio donde enterramos nuestros deseos mas ocultos, nuestras fantasias mas perversas… ese sitio en el cual solo  nos atrevemos  a entrar unos cuantos, esos seres que volvimos  de la locura, que conocemos lo que existe  mas alla de la luz, mas alla de lo conocido, mas alla de la realidad… mas alla de tus ojos y de tu mirada.

Esto va dedicado a ti .

TRANSPARENCIAS

Paseo al anochecer, por una calle cualquiera, de una ciudad cualquiera . Que mas da .

Las  luces de la calle proyectan  una sombra delante de mis pies.. juego a pisarme.

Nada, no hay manera , cada vez que alargo la zancada para pisarme.. ella..la sombra.. o sea yo..sale disparada hacia delante,  a la misma velocidad que yo intento alcanzarla . No puedo.

Al final me aburro..levanto la vista y delante mio… un escaparate, brillante, luminoso..atractivo.

Me acerco. Miro. Un espejo.  Vuelvo a mirar. Me asusto.

Salgo corriendo hacia casa . Subo los peldaños de dos en dos, de tres en tres…me cuesta respirar y pienso – Mierda de tabaco – .

Llego a la puerta y abro . Entro . Como un elefante en una cacharreria. Empiezo a revolverlo todo…lo saco todo… – !! Todo fuera…!! – grito para mi .

Nada que no. Lo voy poniendo todo encima de la mesa. por orden…o quizas no.

Sentimientos , recuerdos , amores , celos, alegrias , tristezas ,  y nada. Que no.

Al final, agotado , me siento en el sofa ….. y pienso – Nada que no me encuentro.