El lamento de Thesan

am056.jpg

ELLA LE HABIA TRAICIONADO. LA MENTE. LE HABIA RETRAIDO A TIEMPOS PASADOS , CUANDO LA BLANCA MUERTE CORTEJABA A LA LUNA NEGRA, A NOCHES DE INSOMNIO , SOFA Y TABACO, NOCHES DE DAR VUELTAS A LA CABEZA, DE PREGUNTAR EL PORQUE, DE IDEAS DESCABELLADAS, NOCHES DE BALCON. NOCHES DE MIEDO.

NOCHES LARGAS DE AMANECERES CORTOS.

NOCHES DE – Papa – ¿que haces?- Nada cariño, duermete que  es tarde. CORTOS AMANECERES DE LARGAS NOCHES QUE DAN PASO A OSCUROS DIAS . NEGROS DIAS ES LOS CUALES LA UNICA ESPERANZA  ES QUE VUELVA LA NOCHE.

LARGAS  NOCHES DE AMANECERES CORTOS. LLEGA LA NOCHE Y VUELTA A EMPEZAR CON LA UNICA COMPAÑIA DE TUS PENSAMIENTOS , TU INSOMNIO Y SU SOFA.

LARGA ES LA NOCHE CUANDO NO AMANECE  ESPERANZA.

Anuncios

CUANDO SE HA LLEGADO AL FINAL DEL VIAJE

 Para decir adiós
Siempre regresamos
A donde todo comenzó.

Nos esmeramos tanto en alejarnos de la vida
Y al final nos quedamos anclados
En la estación de la ternura.

Por eso aceptamos el dolor que acecha en los andenes
Para no llorar y no decir hasta nunca.

Uno se despide mansamente
Pero resulta deteniéndose después
En la lejana morada del recuerdo.

Y es que sucede que el alma se acostumbra.
A observar la inexorable partida de las cosas
Porque es imposible regresar
A recorrer de espaldas el camino.

UNA NUBE BLANCA

Sencillamente se va la vida, y llega
como un huso que el viento deshila, y acaba
somos actores que a veces
espectadores que a veces
sencillamente, como si nada, la vida nos da y
nos quita protagonismo.Serenamente cuando viene la ola, acaba
y quizá en el dejarse vencer, comienza.
La playa enamorada
no sabe de la larga espera
y abre los brazos, no fuera que la ola le
apeteciese quedarse hoy.

Y sólo así, me dejo que tú me dejes
tengo para tú un nido en mi árbol
y una nube blanca, colgada de alguna rama.
Muy blanca…

A menudo, cuando declina el sol, lo miras
él sabe, perezoso, que mengua, lo quieres
llegamos tarde a veces
sin saber que a veces
el frágil arte de un gesto sencillo, podría
decirte que.

Y así sólo, me dejo que tú me dejes.
Y sólo así, te dejo que ahora me dejes
tengo para ti un nido en mi árbol
y una nube blanca, colgada de alguna rama.
Muy blanca…

Autor : Lluis Llach